El “Nômade” se encuentra en una zona sosegada a unos 5 km del pintoresco pueblo de Melides y a solo 25 km de Comporta. La playa más larga con arena hasta donde alcanza la vista está a menos de 15 minutos en coche. Por supuesto, el Atlántico no es comparable

con el Mediterráneo, no es tibio sino bien fresquito, sus aguas casi nunca están plácidas sino es un océano cuya fuerza se ve, se siente y se huele.

Las olas son perfectas para surfistas y las rocas erosionadas parecen esculturas gigantes, un escenario ideal para largos paseos. Quien prefiere aguas tranquilas, las tiene en las idílicas Lagunas de Melides y de Santo André donde se puede practicar SUP y otros deportes acuáticos.

Tierra adentro se encuentra la Sierra de Grandola, un paisaje ideal para senderismo o para montar a caballo.

 

Para visitas culturales están al alcance Evora (patrimonio de la humanidad de la UNESCO) o incluso Lisboa, la capital del Fado.

Senderismo

Paseos a caballo

Surf & SUP